Cómo escribir una canción

24 de mayo de 2019

Cómo escribir una canción

Saquemos esto de en medio de inmediato: No hay un método único, claro y universalmente aceptado para escribir canciones.

Preguntar cómo escribir una canción es un poco como preguntar cómo cocinar un huevo. No hay una sola manera de crear música, pero hay muchos consejos útiles, ejercicios y consejos prácticos para tener en cuenta. Si estás interesado en escribir una canción por primera vez, o simplemente en mejorar tu proceso de escritura, esta guía será de gran ayuda para empezar.

Nota: Al igual que hay muchas maneras de abordar la escritura de canciones, hay muchos estilos, géneros y estructuras que se encuentran en las canciones. Para mayor comodidad, nos centraremos en mostrarle cómo escribir una canción convencional a través de esta guía. Las canciones convencionales presentan una instrumentación melódica común, una forma y secciones predecibles, y al menos una melodía vocal. La música experimental merece la pena si tienes interés en escribirla, pero un tema al que volveremos una y otra vez a lo largo de esta guía es la necesidad de mantener las cosas simples mientras se intenta crear música por primera vez. Nos atenemos a la composición de canciones convencionales porque es simple, y porque entra dentro del rango de la música con la que la mayoría de la gente está familiarizada.

Lo que necesitarás para empezar:

- Un lápiz y papel o una computadora portátil para grabar notas y letras de canciones.

- Un instrumento musical melódico como un piano, una guitarra o un ukelele. Su instrumento debe ser capaz de producir múltiples tonos al mismo tiempo.

Nota: Si no tienes un instrumento, siempre puedes usar un programa de software como GarageBand para crear música. Sin embargo, es mejor no confiar demasiado en estos programas cuando se trata de crear música por primera vez. Confiar demasiado en loops de batería y progresiones de acordes preescritos deja a los nuevos compositores en riesgo de no poder desarrollar música por su cuenta.

- Algún tipo de aparato de grabación. No lo usarás para grabar una versión pulida de tu canción, sino una demo básica que podrás escuchar. El equipo de grabación básico que probablemente ya esté en tu computadora, tableta o teléfono inteligente servirá.

No profundizaremos en los términos de la teoría musical en esta guía, pero un amplio conocimiento de cosas como los acordes, las melodías, la armonía y el ritmo será de gran ayuda para escribir su primera canción.

Vamos a saltar.

1. Experimentar con las progresiones de acordes

El mejor lugar para empezar a trabajar en tu canción es construyendo progresiones de acordes básicos con tu instrumento. Un acorde musical se define por dos o más tonos diferentes que se tocan simultáneamente. Con tu instrumento, tómate mucho tiempo para experimentar tocando diferentes combinaciones de acordes en varios ritmos y estilos.

La música es notable en la forma en que algo tan básico como emparejar dos acordes diferentes tiene la capacidad de crear vastos y complejos estados de ánimo y texturas. Lo que se te ocurra será la base musical de tu canción. Siéntete libre de juntar tantos acordes como quieras, pero ten en cuenta que algunas de las canciones más conocidas de la música popular presentan combinaciones repetitivas de acordes simples.

Considere la posibilidad de grabarse durante este proceso, ya que podría tropezar con algunas ideas viables que tendrá que recordar más tarde. Cuando encuentres combinaciones de acordes que te gusten, sigue su pista escribiéndolas. Lo que estás creando ahora a través de este ejercicio servirá como la forma fundamental de tu canción. En lugar de intentar escribir todas las secciones de tus acordes directamente, simplemente intenta construir una sección fuerte con la que puedas desarrollar otras ideas.

2. Enfoque en la solidificación de las secciones y la estructura

Las canciones convencionales presentan alguna variación de la estructura verso-coro versa-coro. Después de haber elegido una progresión de acordes para trabajar, comienza a estirar y desarrollar ese material en otras secciones. Como mínimo, necesitarás dos secciones separadas con las que construir versos y coros.

Nota: Muchas grandes canciones tienen las mismas progresiones de acordes repetidos para sus secciones de verso y coro. Ciertamente puedes usar los mismos acordes en toda la canción, pero para poder crear dos secciones musicales distintas, deberías considerar crear secciones separadas con diferentes progresiones de acordes.

Desarrollar secciones de verso y coro

Piensa en tus canciones favoritas por un segundo. Lo que más probablemente recuerden de ellas son sus coros. La mayoría de los coros tienden a ser enérgicos y directos, mientras que los versos son a menudo más dinámicos y sirven a un propósito narrativo de desarrollo. Crea secciones contrastantes de versos y coros y escribe los acordes para cada una. Añadir otras secciones como intros, instrumentales, puentes y finales es opcional en este punto. Si es la primera vez que escribes una canción, mantenerla simple con una estructura de verso-coro -verso-coro es una buena idea.

3. Desarrolla una melodía vocal para tu canción

Una vez que hayas solidificado la estructura de tu canción, comienza a tocarla una y otra vez en tu instrumento para desarrollar una melodía vocal. Algunos cantantes desarrollan melodías tarareando, mientras que otros cantan lo que suena como un galimatías en un proceso dirigido a escuchar lo que funciona y lo que no. Pruebe diferentes métodos de vocalización aquí para ver lo que funciona para usted. Cuando se te ocurra una idea vocal que te guste, grábala inmediatamente para que no la olvides más tarde. No te preocupes por las palabras que estás cantando en esta etapa. Concéntrate no sólo en las melodías que estás produciendo, sino también en el fraseo rítmico de tus ideas.

Este paso debería requerir una cantidad considerable de tiempo y energía. Escribir una melodía sólida a menudo requiere mucha experimentación, así que no se apresure en este paso o se conforme con algo menos que algo que le entusiasme de verdad.

4. Escriba la letra y adáptela a su melodía.

Muchos aspirantes a compositores llegan a este paso crucial y tiran la toalla por una buena razón. Escribir una letra puede ser un proceso difícil e incómodo, especialmente si es algo que nunca has intentado antes. Mientras que el desarrollo de acordes, la estructura de la canción y la melodía son ejercicios musicales, escribir letras no lo es. Para escribir letras significativas, los compositores tienen que explorar partes de su creatividad y perspectiva de vida que están totalmente separadas de la música.

Este paso a menudo requiere una enorme cantidad de vulnerabilidad y esfuerzo, por lo que es vital que se aborde la escritura lírica sin juicio. Como en todos los aspectos de la composición, recuerda que cuanto más tiempo pases practicando la escritura de las letras, mejor te irá.

Elija un tema lírico

Tu canción puede ser sobre cualquier cosa que te guste: una ruptura, el nacimiento de tu hijo, la gripe española, tu perro Leonard. Si hay algo que te ha preocupado últimamente, puede ser un buen lugar para empezar a explorar posibles temas líricos para tu canción. Tu primera canción no tiene por qué ser sobre algo serio, y tu objetivo debería ser esencialmente conseguir que las palabras escritas coincidan con la melodía que has escrito. Las cosas cambiarán inevitablemente cuanto más desarrolles tu canción, así que no sientas que lo que estás escribiendo ahora está de ninguna manera grabado en piedra.

La escritura libre, el ejercicio de escribir rápidamente sin preocuparse por la gramática, la ortografía o el contenido, es una gran herramienta para ayudar a desbloquear las ideas líricas. En una hoja de papel o en el ordenador, intente escribir continuamente durante diez minutos y vea si hay ideas o frases a las que sigue volviendo. Apóyate en estas ideas cuando ocurran y utilízalas en tu canción.

La letra que escribes puede ser desde tu propia perspectiva o de la boca de un personaje de ficción que crees. Tu libertad creativa es ilimitada aquí, pero puede ser una buena idea seguir con algo simple si eres nuevo en la composición de canciones.

Darle forma a tu letra con tu melodía vocal...

Esta parte puede ser difícil incluso para los compositores experimentados. Esencialmente, lo que haces aquí es adaptar la letra a la melodía que has escrito. No te sorprendas si ciertas palabras son alteradas, cambiadas o cortadas por completo para que se ajusten a tu melodía vocal. Esta parte del proceso de composición requiere mucho trabajo, pero es fundamental para transformar tu canción de una idea nebulosa a una pieza musical pulida. Es común en esta etapa que la melodía cambie y se desarrolle aún más ya que pasarás mucho tiempo cantando y solidificando tus voces.

Revisa con tu canción para asegurarte de que sus secciones de verso y coro suenan definidas y separadas. Si no lo hacen, pasa más tiempo reformando tus melodías para que suenen más interesantes. Recuerda que los versos actúan como secciones narrativas, mientras que los coros suelen basarse en estribillos repetitivos y memorables.

5. Practica tu canción y graba un demo de ella

Práctica, práctica, práctica

Cuando estés contento con la forma en que tu letra y tu melodía vocal se han unido, es hora de empezar a tocar y a cantar tu nueva canción una y otra vez. Cuanto más lo hagas, más familiarizado estarás con tu nueva canción. El hecho de que hayas escrito una pieza musical no significa necesariamente que sepas cómo tocarla todavía. Practicar tu canción también te dará ideas para mejorarla.

Nota: Este es el momento en que un compositor normalmente añadiría instrumentación extra o la producción de su canción. Si eres nuevo en la composición de canciones, es mejor no preocuparse por eso todavía. Tu objetivo en este punto debería ser simplemente tener una canción básica terminada. Siempre puedes revisar tu canción y añadirle otros elementos más tarde.

Graba una demo de tu canción terminada

Ahora es el momento de grabar un demo de tu canción terminada. Si has estado practicando el canto y la interpretación de tu canción, esta parte no debería ser muy difícil. La grabación de tu canción no necesita ser profesional o sofisticada. El objetivo es grabar la idea básica de la nueva canción para poder escucharla más tarde. Tomarse el tiempo para grabar profesionalmente incluso algo tan simple como una canción con una guitarra acústica y voces es un tema completamente diferente que es mejor dejar para otra guía. Graba la mejor versión de tu nueva canción y escúchala más tarde. Anota lo que te gusta y lo que crees que necesita mejorar.

Pensamientos finales

Escribir música puede ser un proceso difícil, así que si has llegado lo suficientemente lejos como para escribir tu propia canción, ¡felicidades! Si los resultados de tus primeros esfuerzos de composición no son los que esperabas, no te desanimes. Escribir canciones es una habilidad artística que a menudo lleva años de duro trabajo para desarrollar. Cuanto más tiempo dediques a hacer música, mejor lo harás. Recuerda siempre guardar tus demos porque pueden convertirse en canciones que quieras que sean grabadas profesionalmente en el futuro.


Por Patrick McGuire