Incluso si eres un músico profesional, deberías considerar tomar lecciones

21 de septiembre de 2017

Nota del editor: Este artículo ha sido escrito por Hugh McIntyre. Hugh escribe sobre la música y la industria musical y colabora habitualmente con Forbes, Sonicbids, etc. ]

 

Cuando la mayoría de los músicos se lanzan al negocio e intentan alcanzar el estrellato (o incluso sobrevivir, que ya es bastante difícil), sólo son lo suficientemente buenos para salir adelante. Está bien empezar a escribir, crear y grabar música cuando todavía eres un principiante, y no deberías dejar que las habilidades técnicas te impidan dar rienda suelta a tu naturaleza creativa y explorar el tipo de artista que te gustaría ser.

No pasa nada cuando empiezas a estar, bueno, bien -de hecho, "bien" es mejor que muchos de los que acaban de lanzar lo que podría llegar a ser una carrera, te lo dice alguien que ha escuchado a muchas de esas bandas y artistas-, pero ten en cuenta que tu limitado conjunto de habilidades sólo será aceptable durante un corto periodo de tiempo.

Si realmente quieres ser un músico profesional a tiempo completo, por no hablar de uno que llegue a lo más alto y encabece las listas de éxitos, vas a necesitar no sólo tomar clases de un tipo u otro, sino que probablemente tendrás que seguir actualizando tus conocimientos y continuar tu formación durante años. Si suena a mucho trabajo, es porque lo es, pero nadie dijo que ser músico profesional fuera a ser fácil.

Hay muchos casos de músicos lo suficientemente interesantes, convincentes, competentes o, incluso, lo suficientemente afortunados como para firmar contratos discográficos y ganarse la vida incluso con una formación musical de principiante, pero son los que no se limitan a hacer giras y crear música, sino que trabajan en su oficio y se centran en querer ser siempre mejores que el día anterior los que acaban haciendo no sólo el mayor chapoteo, sino que chapotean durante muchos años.

Piénsalo así: Muchos músicos deciden no ir a la universidad por su arte, y aunque no es necesariamente una decisión que yo apoye, entiendo la lógica y el razonamiento. Es extremadamente difícil conseguir un trabajo en ese campo una vez terminada la escuela, y es aún más difícil con decenas de miles de dólares en deuda de préstamos estudiantiles que cuelgan sobre la cabeza de uno y que necesitan ser pagados.

Aunque eso puede ser algo aceptable en la música, sobre todo en la popular, casi todas las demás industrias del mundo exigen al menos un título universitario, si no dos. Incluso los que obtienen esos títulos acaban tomando clases o recibiendo formación en los trabajos que eligen después.

Para muchos músicos, el equivalente a ir a la universidad es ir de gira, practicar y, definitivamente, tomar clases. Si no vas a estar sentado en un aula durante cuatro años (¡o diablos, aunque lo estés!), deberías dedicar ese tiempo a las lecciones, las clases, las prácticas y demás a lo largo de tu carrera. Puede que no necesites gastar tanto dinero, pero es algo importante en lo que invertir.

También es importante tener en cuenta que tomar clases no significa necesariamente que seas malo, o que todavía tengas un largo camino por recorrer. Se puede ser un músico profesional en activo con una obra maravillosa y un gran reconocimiento de la crítica y seguir aprendiendo algo nuevo. Incluso los mejores y más grandes trabajan con otros artistas, profesores, entrenadores de voz y similares para mejorar, tonificar y trabajar en el perfeccionamiento de su arte.

A medida que vayas avanzando en tu carrera (o quizás no sea una carrera todavía), necesitarás contratar a profesores e instructores cada vez más avanzados. Al principio, todo consistirá en dominar los aspectos básicos, pero a medida que pase el tiempo y te conviertas en un mejor músico, es posible que quieras dar el siguiente paso y coger un nuevo instrumento, o quizás sea el momento de aprender a cantar. Estas habilidades te ayudarán a ser mejor en general, y ése es el objetivo, ¿no?

Si la música es realmente tu pasión número uno y a lo que más quieres dedicar tu vida (que más vale que lo sea si vas a intentar ganarte la vida en esta industria casi imposible), ni siquiera te importará volver a un entrenador o a un profesor, porque mejorar, aprender, estudiar y demostrarte a ti mismo que siempre puedes hacerlo mejor debería ser una alegría.

Diviértete con ello, no te preocupes por ser perfecto y trabaja muy duro, y puede que tengas la oportunidad de pasar a ser uno de los grandes.

Etiquetas: destacado con indie clases de música teoría musical músico tomar lecciones tunecore